Respiración y correr

Relación entre la respiración y entrenamiento de maratón

¿Cuál es la relación entre respiración y entrenamiento?. Al igual que para mantenerte con vida necesitas respirar, para correr más kilómetros es necesario asegurar y maximizar el ingreso de oxígeno y la eliminación de dióxido de carbono.

Respirar es un reflejo y como consecuencia de ello, durante el día, pocos son las personas que están pendientes de esta actividad y de su importancia.

Por ello, a continuación te contamos como la respiración puede ayudarte a correr más kilómetros.

Cómo la respiración aumenta tu resistencia

Cuando corres, tus músculos necesitan de energía para moverse; cuanto más tiempo o más rápido corres, más energía necesitas.

Los músculos obtienen energía mediante dos sistemas energéticos metabólicos:

  • sistema aeróbico
  • sistema anaeróbico

El sistema aeróbico, genera la energía mediante el oxigeno que respiras, aunque es más eficiente, la liberación de energía es más lenta.

El sistema aeróbico puede usar carbohidratos, grasas o proteínas para producir energía; y para ello necesita de oxígeno. 

Cuando necesitas energía en forma rápida y constante y el oxígeno que respiras no es suficiente, tu cuerpo necesitará de otros procesos para asegurar la adecuada provisión de energía, por lo que el sistema anaeróbico o respiración anaeróbica comenzará a funcionar.

En el sistema anaeróbico, la energía se produce sin la utilización de oxígeno, de manera mucho más rápida que el aeróbico pero con una duración mucho menor.

La respiración y la carrera

La respiración y la carrera

Durante un medio maratón y un maratón, la contribución energética mayoritaria es  mediante el sistema aeróbico; un 99% de la energía que utilizas proviene de este sistema y por lo tanto necesita de oxígeno.

Por ello, el oxígeno es un elemento esencial para garantizar que puedas correr una gran cantidad de kilómetros sin quedarte sin energía.

Mientras corres la respiración es controlada por los músculos respiratorios: principalmente el diafragma (el músculo en forma de hoja que se encuentra justo debajo de tus pulmones), pero también algunos de los músculos que rodean el interior de su caja torácica.

Al igual que cualquier otro músculo en el cuerpo, necesitan de entrenamiento para hacerse más fuerte.

Cuanto más entrenes, más preparados estarán tus músculos respiratorios y podrás lograr una mejor contribución de oxígeno, lo que en definitiva contribuirá a que puedas correr más kilómetros.