Principios generales del entrenamiento en maratón y carrera en general

Principios generales del entrenamiento en maratón y carrera en general

En la tabla 1 figuran los principios generales del entrenamiento y ya hablamos del primero (Individualidad) en un artículo anterior. Vamos a hablar ahora del segundo principio: la cantidad de entrenamiento.

principios generales del entrenamiento

La cantidad de entrenamiento de un corredor consiste en el número de kilómetros que corre diaria o semanalmente. Pero también hay que incluir dentro de la cantidad el tiempo que invierte en realizar sesiones de ejercicios de gimnasia general, de fuerza o de estiramiento. Así pues, la cantidad de entrenamiento se puede medir en número de kilómetros, o de repeticiones de ejercicios, que hace, o en tiempo que pasa corriendo o que invierte en la gimnasia. Lo más práctico y corriente es medirla en número de kilómetros (kilometraje diario o semanal) y en repeticiones de ejercicios de gimnasia.

La elección de la cantidad adecuada, dentro de la planificación del entrenamiento, es de extraordinaria importancia, ya que, en caso de que sea excesiva, se puede incurrir en sobreentrenamiento y, con ello, en una sobrecarga del organismo que le lleva a lesionarse o a entrar en estado de fatiga crónica. Por el contrario, si la cantidad es corta, deficitaria, se puede contraer una lesión, durante una competición, por falta de entrenamiento para ella, o simplemente puede ocurrir que no se progrese y no se alcance la meta propuesta. La cantidad adecuada no debe serlo solamente en cuanto a kilometraje por sesión, sino también en cuanto a la distribución de las sesiones a lo largo de la semana, procurando que su distribución sea uniforme, y no se acumule más cantidad de entrenamiento en algunos días de la semana, salvo excepciones.

¿Qué factores hacen variar la cantidad?

La cantidad de entrenamiento guarda una estrecha relación con la calidad de ese entrenamiento, con la antigüedad en la práctica (número de años que se lleva corriendo), con el grado de entrenamiento, con las cualidades físicas, y con .la distancia de competición. Cuánto más alta es la calidad, menor debería ser la cantidad. El primer año de entrenamiento se debe comenzar con una cantidad baja e ir aumentándola a medida que se van acumulando años de práctica. Así mismo, a medida que se va mejorando con el entrenamiento se va aumentando la cantidad. Según las cualidades físicas del corredor, se podrá empezar con mayor o menor cantidad e ir aumentándola en mayor o menor proporción. La cantidad de entrenamiento no puede ser la misma para correr 1.500 m, 10 km o maratón.

Otros factores a tener en cuenta a la hora de planificar la cantidad de entrenamiento son: la edad (los corredores jóvenes, por debajo de los 20 años, deben hacer progresivamente menos cantidad a medida que se encuentren en categorías cada vez más inferiores; los que menos deben hacer son los benjamines y la cantidad debe ir aumentando hasta que se sale de la categoría de promesas), y también los corredores veteranos (por encima de los 50 años de edad, quizás sería bueno que fueran disminuyendo la cantidad de entrenamiento, a medida que avanza el envejecimiento); el tiempo disponible (cuanto más tiempo libre se tenga a lo largo del día, más facilidades se tendrán para poder aumentar la cantidad de entrenamiento); la intensidad de la actividad laboral o profesional (si ésta es intensa, la cantidad de entrenamiento no podrá ser muy elevada para no incurrir en sobreentrenamiento); las condiciones climatológicas (se podrá hacer más cantidad en invierno que en verano, por la deshidratación que se produce en esta última estación); y la altitud (siempre se podrá hacer más cantidad a nivel del mar que a grandes alturas -más de 1.500 m de altitud- donde el oxígeno contenido en la atmósfera es más escaso.

principios generales del entrenamiento

¿Cuáles son los errores más frecuentes?

  • Corredores que inician su práctica de la carrera a pie con kilometraje excesivo
  • Corredores que comienzan la temporada con kilometraje alto y se mantienen así durante todo el año
  • Corredores que hacen un kilometraje excesivo para correr distancias cortas y otros que hacen un kilometraje deficiente para correr maratón
  • Grupos de entrenamiento en los que todos hacen el mismo kilometraje, sin hacer caso al principio de individualización del entrenamiento