La mortalidad en el maratón

La mortalidad en el maratón

Qué indice o datos podemos relacionar con la mortalidad en el maratón

En ocasiones existen afirmaciones, generalmente por personas mal documentadas, de que la carrera en general y las competiciones de maratón en particular son peligrosas porque se muere gente en ellas. Concretamente, un periodista afamado llegó a escribir hace unos tres años que “Han fallecido más personas practicando el deporte del correr que soldados en la Primera Guerra Mundial”.

Aunque no existen datos fidedignos sobre la tasa de mortalidad en la práctica de la carrera a pie, de donde sí se pueden extraer datos fiables es de la mortalidad en las competiciones de maratón, que son las que cuentan con mayor número de participantes en todo el mundo, y a las que cabría suponer un mayor riesgo de mortalidad por la carrera a pie que en otras competiciones de distancias inferiores, dada su mayor duración.

Tomando el refrán que dice que “como muestra vale un botón”, se pueden coger los datos de una de las competiciones de maratón que cuenta con mayor número de participantes de todas las que se celebran en el mundo y con un circuito más duro y exigente para el organismo que la mayoría de esas otras competiciones. Nos estamos refiriendo al Maratón de Nueva York.

De este Maratón que se celebra cada año, excepto en 2012 por los efectos de un huracán, se pueden obtener datos de participación, de corredores llegados a meta y del número de muertes durante la carrera o nada más finalizarla, desde 1970 hasta 2016, es decir, de 46 ediciones. Durante estas 46 competiciones de maratón, el número total de corredores que tomaron la salida en ellas fue de 1.161.398 corredores, de los que 1.123.030 llegaron a meta (un 96,7%). En total, hasta 1994, habían fallecido 3 corredores durante la competición; en 2008 fallecieron otros dos, uno nada más cruzar la línea de meta y el otro algún tiempo más tarde; y en 2013 falleció una corredora de 84 años al día siguiente de la competición, pero, según las noticias de la prensa, se había caído durante la competición del día anterior, golpeándose en la cabeza y decidiendo seguir la carrera hasta acabarla. Por tanto, se puede decir que durante las competiciones del Maratón de Nueva York han fallecido 5 hombres y al día siguiente de una de las competiciones falleció una mujer, cuyas causas podrían estar más relacionadas con la caída que con la carrera en sí.

Índice de mortalidad en el maratón

Índice de mortalidad en el maratón

Con los datos anteriores, se podría decir que la tasa de mortalidad del Maratón de Nueva York es de 0,52 corredores por cada 100.000 que toman la salida (o 0,43 por 100.000 si excluimos a la mujer), es decir, 1 defunción por cada 193.566 corredores que toman la salida (o 1 por cada 232.279 si excluimos a la mujer). Si consideramos solamente los corredores llegados a meta, podríamos decir que la razón de mortalidad del Maratón de Nueva York es de 0,53 corredores por cada 100.000 que llegan a meta (o 0,44 por 100.000 si excluimos a la mujer), es decir, 1 defunción por cada 187.171 corredores que  llegan a meta (o 1 por cada 224.606 si excluimos a la mujer).

Al comparar estos datos con la tasa de mortalidad por enfermedad isquémica del corazón en España en 2014 (70,1 muertes por cada 100.000 habitantes), se puede concluir que la tasa de mortalidad del Maratón de Nueva York es unas 132 veces más baja (o 159 si excluimos a la mujer), y que la razón de mortalidad del Maratón de Nueva York es unas 131 veces más baja (o 157 si excluimos a la mujer).

Por otra parte, el Maratón de Boston, que se lleva celebrando anualmente desde 1897, debe tener ya un número de participantes similar al de Nueva York, pero con menor número de defunciones según mi información, que supondría una tasa de mortalidad más baja.

En España, desde 1978 se han celebrado muchas competiciones de maratón con un número considerable de participantes que puede que se acerque al del Maratón de Nueva York, y con un número total de defunciones similar o inferior a éste.

Por tanto, como se ve, la mortalidad en maratón es muy baja. A esto hay que añadir que en las competiciones de maratón donde más se fuerza al organismo (olimpiadas, campeonatos del mundo y campeonatos continentales) no ha habido ninguna defunción. Asimismo, anualmente se producen más de 220 competiciones de maratón en el mundo con escasísimas muertes de corredores durante ellas, por eso son noticia y salen en la prensa enseguida.

Por todo lo anterior, hay que concluir que lo que se afirmaba en el artículo del periodista mencionado es una mera especulación sin base argumental alguna.