Factores médicos relacionados con el fracaso de un maratón

Factores médicos y el fracaso de un maratón (Parte 1/2)

Qué factores médicos generales pueden hacer fracasar un Maratón

El esfuerzo que se realiza en una carrera de maratón es tan largo e intenso que, además del grado de entrenamiento, existen otros factores que pueden hacer fracasar el objetivo buscado en esa carrera y que podríamos denominar como “factores médicos”. Estos factores médicos pueden ser: generales y locales.

Los factores médicos generales comprenden: hipoglucemia, hiponatremia, deshidratación e hipotermia.

Hipoglucemia

Es la situación en la que se encuentra el organismo cuando el nivel de glucosa en sangre disminuye por debajo del nivel tolerable, que viene a ser de unos 60 mg/dl. Las consecuencias que esto tiene para el organismo comienzan con debilidad y sensación de mareo que obligan a reducir la velocidad de carrera, y van progresando hacia el agotamiento con la correspondiente detención temporal o definitiva de la carrera.

Los factores que contribuyen a la hipoglucemia son: la alimentación previa a la competición y la alimentación durante la competición. Si durante los entrenamientos previos a la competición de maratón no se compensan suficientemente las calorías extras que se gastan con los entrenamientos, se llegará a la competición con los depósitos de glucógeno deplecionados y podrá aparecer la hipoglucemia. Así mismo, si la comida previa a la competición se hace poco tiempo antes (menos de una hora) y a base de alimentos muy azucarados, se corre el riesgo de sufrir una hipoglucemia al inicio de la carrera por la posible acción de la insulina. Si durante la competición de maratón se ingieren hidratos de carbono con índice glucémico alto y en concentración excesiva (superior al 7%) se corre el riesgo de estimular la producción de insulina y sufrir una hipoglucemia.

Factores médicos relacionados con el fracaso de un maratón

Factores médicos relacionados con el fracaso de un maratón

Para evitar la hipoglucemia hay que:

  1. hacer una alimentación correcta durante los entrenamientos;
  2. hacer una sobrecarga de hidratos de carbono durante la semana previa a la competición;
  3. distanciar la comida previa a la competición más allá de una hora y media y utilizar alimentos ya experimentados anteriormente;
  4. ingerir hidratos de carbono de índice glucémico bajo y disueltos en agua a una concentración inferior al 7% durante la competición, que hayan sido probados durante los entrenamientos.

Hiponatremia

Es la situación en la que se encuentra el organismo cuando la concentración de sodio desciende por debajo de un determinado límite. Esto puede ocurrir cuando se ingiere una cantidad excesiva de agua a lo largo de una carrera que dura más de 3 horas, como suele ser el caso de muchos corredores de maratón.

Los factores que contribuyen a la hiponatremia son: unas condiciones climatológicas de calor y humedad que producen gran sudoración y, con ello, la pérdida de grandes cantidades de electrolitos como el sodio y beber una cantidad de agua sola mayor de la que se pierde con el sudor.

La situación de hiponatremia puede reducir el rendimiento y producir un edema cerebral que puede llevar a la muerte del que la padece.

Para evitar la hiponatremia se puede ensayar durante los entrenamientos la cantidad adecuada de agua que se va a beber durante la competición, así como probar a beber una bebida isotónica en algunos puntos de los recorridos largos del entrenamiento para repetirlo durante la competición.

Continuar leyendo